Cargando...

Don José de San Martín, un hombre (1)

San Martín ecuestre. Grabado hecho por Géricault. Biblioteca nacional de París , sección estampas y grabados

Referirse a los próceres puede resultar complicado. Y si el prócer es el llamado “padre de la patria”, y “santo de la espada”, más, pues pre-existe y persiste esa mirada del héroe de bronce, cabalgando sobre un brioso corcel, como el del, sin duda, bellísimo monumento emplazado, justamente, en Plaza San Martín, barrio del Retiro, en Bs. As., y tantos otros en lo extenso del país y otros países, como Chile y Perú.

Hoy sabemos, por ej., gracias a indagaciones superadoras * de la tradición mitrista y la Academia que Don José fue hijo natural de Don Diego de Alvear y Rosa Guarú, joven india guaraní , criada de la casa de los San Martín. (me gusta pensar que este origen tuvo que ver con su visión americanista)
Así es que no deberíamos olvidar que este héroe emblemático, liberador, junto a S. Bolívar, de Nuestra América, fue un hombre de carne y hueso.
En lo que a mí respecta, sobre los apelativos digo, creo que sin duda debió de ser un buen padre
para su hija Mercedes Tomasa, como testimonia el legado de las Máximas, y como lo demuestra la devoción que su hija le dedicó hasta el último de sus días. Confieso que respecto del apelativo de “santo” tengo grandes dudas, seguramente sí un hombre de honor; y en cuanto al manejo de la espada, sin negarlo como combatiente, fue un mejor estratega, y su arma más afilada “su cerebro”.
A lo que voy es que Don José fue un hombre de su época, que no improvisaba, y que sin ser un pensador ni un filósofo, tenía ideas firmes, las cuales se sentía llamado a plasmar en acciones.

De lo que se trata aquí, es de revisar algunas claves de su pensamiento, recurriendo a dos pensadores, uno filósofo, Arturo Roig (1), y otro jurista, Jorge F. Cholvis.
Podemos decir entonces que José de San Martín nos dejó testimonio de su pensamiento en tres registros:

  • jurídico : en bandos, edictos, proclamas, leyes promulgadas, etc., que dictó como Jefe del Ejército, Gobernador Intendente de Cuyo, Protector del Perú. Doy ejemplos: la “Proclama a todos los habitantes del Perú, de 1818”
  • institucional : en un orden más institucionalizado, en el “Estatuto Provisorio del Perú de 1821”
  • social y personal : en su correspondencia, como el intercambio de cartas con Basilio Hall, o con su entrañable amigo el Gral. Tomás Guido y otros, y en su testamento.
Retrato de San Martín, por Fidel Roig Matóns

Comenzaré, dentro del tercer registro, refiriéndome con Roig a una de las cartas, y más concretamente a una frase dentro de ella, una máxima con la que San Martín responde a su amigo Tomás Guido desde Bruselas, ya en el exilio, en 1827. Guido, en una carta anterior, le había reprochado, recriminado (estaba muy enojado) el hecho de que hubiera dejado su obra sin terminar abandonando la vida pública, y le decía que la historia se vería en problemas para justificar dicha actitud. Don José, en respuesta, le hace saber que cuando él deje de existir, Guido podrá encontrar entre sus papeles: «…documentos sumamente interesantes y la mayor parte originales; ellos y mis apuntes… manifiestan mi conducta pública y las razones que me asistieron para mi retirada del Perú.»
Agrega que prefiere, por ahora, no darlos a conocer, ni aún para justificarse ante sus contemporáneos; pero sí, tratándose de su hija y sus pocos amigos, para darles cuenta sobre su proceder, explica:
«…estoy convencido de que serás lo que hay que ser, si no eres nada.»

Roig define esta máxima como “un imperativo moral, bajo el que debería ordenarse la vida de todo ciudadano” : «Serás lo que hay que ser, sino, eres nada». Con ello, San Martín fundamentaba su proceder en el “cumplimiento de un «deber ser» , en el que se jugaba toda su vida moral.”
Hay en estas palabras de nuestro héroe un cierto "deberismo", que a más de uno ha despertado resonancias del imperativo categórico kantiano, y se pregunta si acaso San Martín haya leído al filósofo alemán de la Ilustración, Immanuel Kant. Roig descarta esta idea por descabellada. Pero se le ocurre que San Martín como hombre ilustrado y de su tiempo, debió estar atravesado por las mismas inquietudes, con las que organizó sus ideas morales, y que lo relacionan con ese momento en el que el filósofo alemán ablandó su imperativo incorporándole la exigencia de usar de la humanidad, tanto en sí mismo, como en los demás "siempre como un fin y nunca como un medio". ¿Qué estaba por detrás de todo esto? Pues nada menos que la dignidad humana. Mantenerse en Lima, con todo el esplendor de la gloria y del poder, tomando como medios de esa gloria y de ese poder a los demás, era desconocerlos en su dignidad.

Roig relaciona además esta máxima con otro texto de San Martín anterior, la Proclama dirigida desde Chile, en 1818, a todos los habitantes del Perú, y al decir todos, decimos que incluye también a los españoles, pues no eran ellos sus enemigos, sino la tiranía y la opresión.
Cito algunos párrafos de dicho manifiesto:

« Para dirigiros mi palabra no solo me hallo autorizado por el derecho con que todo hombre libre puede hablar al oprimido….[ la causa de nuestra libertad] está identificada con la suya y con la causa del género humano… […] a pesar de todas las combinaciones del despotismo el evangelio de los derechos del hombre se propagaba en medio de las contradicciones.»

« Mi anuncio, pues, no es el de un conquistador que trata de sistemar una nueva esclavitud. […] yo no puedo ser sino el instrumento accidental de la justicia y un agente del destino. »

« Apreciad el porvenir de millones de generaciones…. Cuando se hallen restablecidos los derechos de la especie humana perdidos por tantas edades… yo me felicitaré de poderme unir a las instituciones que los consagren, habré satisfecho el mejor voto de mi corazón, y quedará concluida la obra más bella de mi vida. »

Esa proclama, dice Roig, responde de modo claro a esos ideales humanos que le impulsaron a San Martín a ponerse más allá de los derechos del ciudadano y anticipar los actuales derechos humanos, a los que denomina derechos de la especie humana.

Pero el imperativo sanmartiniano no sólo es moral, es también cultural , y vale tanto para reglar la conducta moral, como la práctica cultural.
La cultura en general puede ser definida como un acto de objetivación de nosotros mismos. Para hacer lo que cada uno puede llegar a ser, los humanos debemos salirnos de nosotros mismos. Lo vimos en Freire: el alfarero se expresa en sus cacharros... La cultura… desde sus manifestaciones más primarias hasta las más complejas - como podrían ser la ciencia, el arte, la filosofía - es fruto de una imprescindible e inevitable objetivación.

Para el filósofo, el ideal es que tanto imperativo moral como imperativo cultural marchen juntos, y en nuestras manos está, “no alienarnos ni en lo moral ni en el universo de la cultura, y establecer sobre esta difícil fórmula nuestra tabla de derechos humanos.”

-------------

* Me refiero concretamente a Hugo Chumbita en El secreto de Yapeyú. El origen mestizo de San Martín (Emecé, 2001), y a García Hamilton, Don José ()

(1) Roig, Arturo, “El General José de San Martín y su imperativo moral.”, contenido en Ética del Poder y Moralidad de la Protesta, Mendoza, 1998



34 comentarios :

Marcos Di Fazio dijo...

Hola Anahí, quería hacerte un comentario acerca de la categórica afirmación que hiciste en este artículo.

"Hoy sabemos, que Don José fue hijo natural de Don Diego de Alvear y Rosa Guarú"

Esto es una gran mentira de unos escritores mas interesados en la publicidad que en la verdad histórica. Te comento que existen documentos que prueban que Don Diego de Alvear no pisó estas tierras hasta muchos años después de que naciera José de San Martín.

www.argentinodepehuajo.blogspot.com

Anahí dijo...

Hola, Marcos, gracias por tu visita. Te comento que desde mi punto de vista Hugo Chumbita ofrece evidencias irrefutables de la filiación de San Martín, a las que no encuentro ningún ánimo de publicidad más que la del conocimiento. Por otro lado si mi aseveración es tan categórica como sugerís, al menos ofrece la alternativa de recurrir a una fuente, en tanto la tuya, más categórica que la mía no la ofrece: la que conozco es la que se basa en Pedro de Angelis a la que historiadores han calificado de errónea. Y no conozco otra. Por supuesto sigue pendiente la propuesta del análisis del ADN al que el Instituto sanmartiniano se ha negado rotundamente, no así descendientes del mismo Diego de Alvear. Y por fin, cualquiera sea el resultado definitorio de tal prueba, de haberla, no menoscaba absolutamente la presona de don José, que era un ser humano y desde mi humilde punto de vista, de los mejores.
Saludos, y espero me visites de nuevo.

Marcos Di Fazio dijo...

Hola anahí.
Te pido dispculpas por no haber vuelto antes y dejar pasar tanto tiempo.

Finalmente encontré el artículo que te comentaba acerca de la demostración de que Diego de Alvear no pudo ser el padre de San Martín.

Es un archivo de word de 8 páginas. Preferí pegar el vínculo antes que copiarlo todo aquí.

www.lasanmartiniana.com.ar/BIBLIOTECA/3.%20Filiacion%20de%20San%20Martin.doc

De todas formas te dejo una porción del texto para que veas de que se trata.

"Una biografía que escribió una hija del brigadier don Diego de Alvear, doña Sabina, publicada en Madrid en 1891, contiene la foja de servicios de éste (compuesta en 1836), según la cual se comprueba que entre abril de 1777 y 1778 mandaba un buque destinado a vigilar las costas de Brasil durante la guerra contra los ingleses. Recién el 30 de mayo de 1778 fue nombrado para integrar la comisión de límites con Portugal, para su demarcación entre los ríos Paraná y Uruguay. (Recuérdese que José de San Martín nació el 25 de febrero de este año). Empero -refiere la misma doña Sabina de Alvear- la oposición del Virrey Vértiz hizo que se postergase el cumplimiento de dicha misión, y escribe: "El 23 de diciembre de 1783 salió, pues, de Buenos Aires, don Diego de Alvear a la cabeza de la segunda División o partida de que había sido nombrado Comisario". A mayor abundamiento, y prueba definitiva, el Diario llevado por el propio Alvear en su carácter de comisario de límites, "principia en diciembre de 1783", según indica en su encabezamiento, tras lo cual registra con prolijidad sus itinerarios. Este documento fue publicado por primera vez por don Pedro de Angelas en 1836, y reeditado por Teodoro Becú y José Torre Revello en 1941.
Para esta época, el capitán don Juan de San Martín, su esposa e hijos, se hallaban en España, habiendo partido de Buenos Aires a fines de 1783 a bordo de la fragata de guerra Santa Balbina, arribando a Cádiz el 23 de marzo de 1784. Mal pudo, en consecuencia -¡por si no bastara lo antedicho!- ser Alvear el padre de San Martín, nacido seis años antes de la llegada del marino al territorio de las Misiones."

Anahí dijo...

Hola, Marcos, conocía el texto, pero como dicen, hay que escuchar varias campanas. A mí me sigue pareciendo más sólido el argumento de Chumbita. (Y estas dudas, además, quedarían en el olvido si se hiciera la prueba de ADN)
Acá te dejo un link del gupo de Google del blog, dónde si querés, podés consultar algo de eso.
Un abrazo.
El link es:
http://groups.google.com/group/el-rincon-de-anahi/web/textos

Marcos Di Fazio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcos Di Fazio dijo...

Anahí, terminé de leer los textos que me recomendaste y sigue sin convencerme los argumentos que se dan. Voy a seguir investigando y cualquier cosa que encuentre te la paso para que la analicemos.
Me quedó algo rondando en la cabeza luego que leí los textos y vi tus comentarios, y un poco regresando a lo que originó el primero de los mios, en el que te criticaba una afirmación categórica.
Primero dijiste: "Hoy sabemos", luego te critiqué y te mostré en que basaba mi crítica, y contestaste "me sigue pareciendo más sólido" y luego reconocés que existen dudas. Y en este momento ambos estamos de acuerdo que tenemos dudas, o que debemos escuchar las 2 campanas.
Me parecería correcto modificar el "Hoy sabemos" por un "existe una versión alternativa" o algo por el estilo.
Saludos desde Pehuajó.

Anahí dijo...

Hola, Marcos.
Los modos no cambian el contenido. De todas formas, aquí ya lo has dejado asentado vos, y me parece muy bien. Un abrazo, y ´nos vemos´.

Esteban dijo...

Hola Anahi! Estuve leyendo detenidamente este post y los comentarios que luego se fueron dando.
Comparto los distintos comentarios que hace Marcos sobre el tema en cuestión, pero quisiera también otros.
Cito:
"...indagaciones superadoras de la tradición mitrista y la Academia que Don José fue..."
En reiteradas oportunidades los denominados "revisionistas" de la historia utilizan este argumento, como si Mitre hubiera hecho un relato caprichoso y hasta inventado de la vida de San Martín. Sin entrar en debates de contenido, lo que no he escuchado decir a ninguno de ellos, es el valorar que la "denominada historia oficial" tuvo la oportunidad y suerte de contar con el testimonio en vida de muchos de los actores que vivieron en esa época. Por otro lado, es cierto que el "personaje" creado por Mitre sobre la figura de San Martín pueda estar sobredimensionado, pero si tan sólo se leyeran las cartas y reflexiones que él tuvo en vida, nos daríamos cuenta de su real magnitud.
"...confieso que respecto del apelativo de "santo" tengo grandes dudas..."
No sé que dudas puedan plantearse sobre un adjetivo que le fué impuesto a su figura. San Martín, nunca acepto los honores en demasía que le otorgaron muchos de sus contemporáneos, y si aceptó ser sometido por la historia, y cabe decir la verdadera historia:
"no esperemos recompensa a nuestros desvelos, cuando nos existamos nos harán justicia..." La verdadera historia, no aquella que se empecina en buscarle la quinta pata al gato (esa que Enrique Díaz Araujo denomina "la historia chatarrera") ha dado su dictamen sobre la vida de San Martín: un persona común que no nunca hizo nada para estar en el bronce, y que los hijos de la tierra donde nació y de aquellas a las cuales ayudó a liberar, se han encargado de subir.
La historia, siempre hay que leerla objetivamente, sin dejarse llevar por los comentarios marketineros o colocados dentro de un determinado contexto histórico (¿no te resulta por lo menos sospechoso que todo el impulso que se le da al supuesto origen indio a San Martín, tenga su plenitud en este momento histórico cuando tanto se habla de "los pueblos originarios"?), los cuales lamentablemente sin fundamentos documentales (sino, resulta casi caprichoso entender cómo quienes defienden el testimonio de la hija insana de Alvear, intentaran robar del Archivo Judicial de Rosario el juicio donde queda clara su enfermedad --> herotomanía, o sea, inventar historia sexuales a hombres y mujeres destacados de los primeros años de la Patria)intentan "ensuciar la cancha". Tampoco por supuesto, hay que ser un acérrimo defensor de la historia oficial, pero sí respetar la oportunidad que tuvieron de hablar en vida con aquellos que dieron los primeros pasos de nuestra Patria.
Un abrazo y muchas gracias por el espacio.

Anahí dijo...

Hola, Esteban, ante todo, gracias a vos por participar en este espacio.
Y como decís vos, así compartís los comentarios de Marcos, yo no los comparto, y son diferentes puntos de vista.
La historia, según yo lo veo, es dinámica, como lo es la ciencia misma incluso, y quien se haya alguna vez interesado en la epistemología, lo sabe. Ciertamente hay normas consensuadas, porque sino sería imposible el mínimo conocimiento. Ese es el alcance de la objetividad.
Respecto de Mitre, que era un hombre inteligente, ¿qué duda cabe?, perteneció a los que "ganaron y escribieron la historia". No digo que la historia de Mitre ni la de la Academia "sea caprichosa", pues claro que no, sino que tiene "baches". que en muchos casos son malintencionados.
Si para vos San Martín fue "santo", bien, podés proponer su canonización, y yo no tendría ningún reparo en ello, ya que es una cuestión de creencias personales particulares.
Sí te invito a que si vas a criticar lo dicho en el post, lo leas íntegro, e incluso te invito a leer la segunda parte, que creo no has leído.
Como también te invito a leer los diferentes textos (x ej. los de Chumbita), que veo que tampoco has leído, y entonces podríamos tener una perpectiva más clara para debatir que una tal "opinión chatarrera", como decís en tu comentario, que no es más que pura chicana.
Y para no hacerlo más extenso, porque no hay mucho que se pueda debatir si no hay claras argumentaciones, termino diciendo que no sé porqué hay tanto, pero tanto, tanto prurito en que San Martín haya sido hijo de una "hija de esta tierra". En lo que a mí respecta, lo enaltece.
Salú2.

Anahí dijo...

En relación con lo que dije antes, debo también agregar que me llama la atención que este breve debate se centre en una frase mía respecto del origen de San Martín y no haya ido más allá en el contenido del post, que está básicamente relacionado con sus ideas. Es de notar.
Salú2.

Esteban dijo...

El origen de una persona no lo enaltece. Si lo enaltece que se hable la verdad de él, y no que para defender una ideología actual se busque a tal o cual personaje y sin ningun tipo de fundamento documental se lo arrastre caprichosamente hacia ese lado.
Ahora, vos me decís que lea a Chumbita? A uno de los que hablan de la masonería de San Martín basandose en que encontraron el supuesto "mandil", que no es más que un estandarte de un cuerpo de caballería realista del Perú?
Por otro lado, y si lees bien mi comentario, yo no digo que sea "santo", sino simplemente que es un adjetivo que determinado autor le ha colocado a él. Contra una adjetivación que otro realiza, ¿que duda pueda haber? se la puede compartir siempre y tanto se entienda el punto de vista que le quiere dar a su argumento, pero no se puede dudar sobre ella.
Por otro lado, creo que fui claro al principio de mi otro comentario que iba a hablar de unos puntos en particular, asi que no veo el sentido de tener que criticar todo el post, ya que el hecho que rescates la figura de San Martín me parece más que meritorio, pero eso no significa que comparta parte del contenido que vertís en el mismo o las fuentes que citás.
Con relación a Mitre ¿cuáles son los baches malintencionados que ves? Seguramente tendrás documentación firme que avale tus dichos, o te vas a basar en una tradición oral asi como Chumbita, que tanto defendes?
Por último, y sin ánimo de extenderme más y agradeciendote por el espacio y tu tiempo al leer este comentario, la "chatarrería" es aquel argumento que esgrimen muchos de los "iluminados revisionistas" de los últimos 20 años como cosa novedosa, cuando esos mismos argumentos sin fundamento eran los que hacían contra San Martín en vida. En nuestra Historia no hay nada nuevo bajo el sol. Tu "frase" sobre la cual vos decís que se centra este debate, cuando la resaltás tan enfáticamente se transforma en una afirmación, la cual como te dije antes, carece de sentido al no tener la documentación que la avale. Es de notar, que tendrías que ser un poco más objetiva cuando leas a determinados autores, o por lo menos indagar un poco en las fuentes tan fidedignas que ellos citan como si fuera la Biblia, y que no son más que buzones de tradiciones orales de personas insanas como lo era la impulsora de esos rumores.
San Martín, no se enaltece porque haya sido hijo de un español y de una americana como era Gregoria Matorras. Él se enaltece ante la historia por su pensamiento, visión y acción realizados en un tiempo extremadamente difícil y que trasciende hasta nuestros días. Si tan sólo le prestaramos un poco de atención a su pensamiento y vieramos que actual es, sin lugar a dudas, éste sería un País muy distinto.
SAludos!

Esteban dijo...

Por otro lado, podrían haber sido un poco más originales en el nombre de la supuesta madre de San Martín!!
Margarita Irupé - Crisantemo Ñapurey - Violeta Mbucuyá...
No sé, algo más original que Rosa Guarú!!

Anahí dijo...

Pues entonces, me alegro que estés de acuerdo con el contenido del post.
En cuánto al resto, es un punto de vista extremadamente particular, ya que descalificás "un argumento", el de la parienta enferma, pero no sólo no das más fundamentos al respecto, salvo una presunción de robo por parte de algunos autores... en fin, ni te referís a atras fuentes de las que se sirven.
"Mi aseveración", mía, claro, pues soy la autora del post, no es arbitraria desde el momento en que da la fuente a la que se refiere la afirmación. No es mi interés hacer aquí un tratado de historia, y siento mucho si eso es lo que este humilde post, a tu critero, da a entender.
Y sí, reitero, desde mi punto de vista lo enaltece, dicho esto para compensar contra aquéllos que argumentan que refierse al hecho de ser hijo natural y de una india es "difamador".
Por último, son "los dueños de la historia oficial" los que se niegan a una prueba tal como el ADN, cosa que despejaría tus dudas como las mías.
Mientras tanto, sigo entendiendo que las pruebas brindadas por los que consideran el origen mestizo de San Martín son fundadas y convincentes. Lo demás es bronce y mármol, es decir, "chatarrería".
Salú2.

Anahí dijo...

También tus padres te podrían haber puesto un nombre más original... Esteban... no estuvieron muy inspirados.

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja, no te enojes Anahí, está lleno de personas que creen que ser blanquito y occidental es lo mejor que les pudo pasar y no soportan que sus iconos no cumplan con sus requisitos, las canchas de fultbol están llenas de ellos.
un abrazo Adela

Anahí dijo...

Hola Adela, tanto tiepmo.
No, si no me enojo en absoluto, sólo devuelvo el guante. Gracias por pasar.

Lua dijo...

vos sabes que auna abuela mia figura como ilegitima porque el apadre estaba afuera trabajando y no puedo ir a anotarla y no lleva el apellido y ademas tenia dos años de nacida cuando la anotaron. hay muchos errores de los primeros tiepos del regsitro civil y muchos mas de cuando no habia registro y a veces los bautismos se arreglaban entre aprientes. de esto saben bastante los franceses que se dedican mucho a la genealogía. por eso esoy de acuerdo con lo que decís del adn, gran invento que saca de dudas. yo leí los dos posst y estan muy buenos con mucha info. yo estoy buscando lo de las maximas a Merceditas, sabés donde lo puedo encontrar?
saludos. Lua.

Esteban dijo...

Disculpame Anahí, pero yo no tengo ningún tipo de duda que San Martín fue hijo del Capitán D. Juan de San Martín y Gómez y de D. Gregoria Matorras. Los que plantean las dudas son aquellos que (y volvemos a lo mismo) se guían por tradiciones orales. Lamentablemente, la historia les dió esa oportunidad con la invasión portuguesa de 1814 y el incendio de muchas de las que habían sido Misiones Jesuíticas, como Nuestra Señora de los Reyes Magos de Yapeyú. La fé de bautismo de San Martín se perdió con el incendio de la Iglesia.
Seguramente mis padres no fueron originales con mi nombre, o sí. Quizás tengas que buscar el significado de mi nombre en la Biblia... Uy!! metí la pata!! Ahora van a aparecer personajes como Adela que van a decir que aparte de ser "blanquito occidental, futbolero, soy de la derecha argentina, ultracatólico, etc, etc..." Y bueno, lamentablemente es el facilismo que tienen algunos para encasillar a quienes no comporten su opinión y se enfrascan en una supuesta verdad.
Por otro lado, te pediría que puedas averiguar un poquito más por el tema del ADN. El Instituto Nacional Sanmartiniano, que es el organismo del Gobierno encargado de mantener vivo el legado y homenaje a San Martín no ha dicho que no está de acuerdo con que se haga un ADN a sus restos. Por el contrario, al Proyecto de Ley que algunos diputados impulsan (como si no hubieran temas muchisimos más importantes en el País) les fue presentada toda la documentación correspondiente. Documentación, no tradición oral.
Nadie dice que es difamador el origen indio de una persona, y no me presto a tu juego de palabras. Si es difamador que no se hable con la verdad, y se haga eco a una de las tantas calumnias que sufrió en vida de parte de sus enemigos.
El bronce y mármol será "chatarrería", y mucho más seguramente cuando se habla de un personaje que nunca buscó estar en ese lugar y que la historia, nuestra historia ha colocado allí. Hablar del bronce y el mármol como "chatarreria", es hablar en contra de nuestra misma historia, única responsable de colocar a San Martín en ese lugar.
Saludos

Anahí dijo...

Esteban, tu punto de vista sigue siendo el tuyo particular, al cuál tenés todo el derecho del mundo de sostener, y nadie te niega ese derecho.
Pero tu punto de vista particular NO
es "la norma" por mucho que intentes imponerla desde tus argumentos.
Si vos identificás a la historia con el bronce y el mármol, soy yo la que no me enrosco en tu forma fascista de pensar, la única capaz de no tener dudas.
Salú2.
(PD: Y en todo caso tu nombre es tan original como el de Rosa, mal que te pese)

Anahí dijo...

Lua, gracias por tu visita. Aquí te trascribo el texto de las máximas a Mercedes (si es lo que necesitás, si no vos dirás):
1° Humanizar el carácter y hacerlo sensible aun con los insectos que nos perjudican. Stern ha dicho a una Mosca abriendo la ventana para que saliese: Anda, pobre Animal, el Mundo es demasiad grande para nosotros dos.
2° Inspirarla amor a la verdad y odio a 1a mentira.
3° Inspirarla gran Confianza y Amistad pero uniendo el respeto.
4° Estimular en Mercedes la Caridad con los Pobres.
5° Respeto sobre la propiedad ajena.
6° Acostumbrarla a guardar un Secreto.
7° Inspirarla sentimientos de indulgencia hacia todas las Religiones.
8° Dulzura con los Criados, Pobres y Viejos.
9° Que hable poco y lo preciso.
10° Acostumbrarla a estar formal en la Mesa.
11° Amor al Aseo y desprecio al Lujo.
12° Inspirarla amor por la Patria y por la Libertad.

Salú2.

Esteban dijo...

Ya que citas las Máximas, yo no quiero imponer una idea o mis argumentos como decís vos. Simplemente, cumplo con la 2° Máxima: "...amor a la verdad y odio a la mentira."
Ahora, y vamos a hacer que paso totalmente por alto el que me hayas llamado fascista lo cual demuestra que sos como muchos de los simplistas que cuando no tienen forma de mantener sus ideas apelan al ataque y descalificación barata. Me pensé que eras un poquito más inteligente y que no caerías en ese simplismo, tan fácil para muchos.
Por otro lado, Rosa es original... pero Rosa Guarú? Ah!! cierto, es porque como era una aborigen guaraní "había que darle el marco correcto a la mentira". Muy bien pensado! Tengo que admitirlo: son originales! Lástima que así no sea para entender la verdad.
Saludos y gracias por tu tiempo y espacio.

Anahí dijo...

Sos bienvenido cuando gustes.
Salú2.

Anahí dijo...

A quien pueda resultarle de interés, en el siguiente enlace se encuentran varios textos (parciales) que hacen a la cuestión de la filiación de San Martín, representada en sus dos posturas.
http://groups.google.com/group/el-rincon-de-anahi/web/textos?hl=es
Gracias.

Lua dijo...

gracias anahi. q mala onda este flaco cree q las sabe todas
Lua.

Anónimo dijo...

A lo mejor se asustó por lo de epistemologia ¡¡lo uqè?!! y la histo.ofic. reconoce la existncia de Rosa Guarú, asi que es raro
está m,uy bien lo que colgaste en el grupo, lo leí y la posision del instituto es la de "dejarlo que descanse en paz", toda una definicion!!
saluditos Adela

Dario dijo...

anahí, primero te quiero felicitar por el blog lleno de informacion, se ve que hay laburo y dedicacion. Leí el post "entero" y me parece excelente.
Ahora leyendo el debate que se dio y aclaro que no estoy de acuerdo con las descalificaciones de Esteban, si alo mejor respecto de los documentos, habría que ver un poco mejor.
Voy a lleer los docs que decís que hay en ese link que pasás porque me interesa el tema y en todo caso vuelvo por aquí.
¡Saludos!

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel

Anónimo dijo...

hola Anahi, estuve leyendo parte de los comentarios sobre San Martin y me gustria saber que fue lo que sucedio cuando el procer muere ;el testamento que le deja a su hija para que administrara los bienes y que fuera poseedora de toda su herencia y luego a sus nietos
se encontr??

juanca dijo...

Hola, estaba hurgando en el blog (hace un montón que no "paso") y me colgué leyendo este post. Ya sé, llego muy tarde a este debate, pero quisiera marcar esto para quién le interese:
Dice Esteban: “yo no tengo ningún tipo de duda que San Martín fue hijo...” de tales personas. “Lamentablemente... La fé de bautismo de San Martín se perdió con el incendio de la Iglesia.”
Es decir, la convicción de verdad de Estaban en este ejemplo sería una cuestión de fe, de autoridad: él primero aclara que no tiene dudas (raro en alguien dispuesto a la búsqueda de la verdad, a menos que ya la haya encontrado... Amén). Luego lamenta la pérdida de la prueba de ello.

Dice: “Si es difamador que no se hable con la verdad, y se haga eco a una de las tantas calumnias que sufrió en vida de parte de sus enemigos.”
Es como mínimo raro que, aludiendo a los enemigos de San Martín en su tiempo histórico, los llame difamadores y calumniadores, porque lo tildaban de “indio”, “mestizo”, “hijo natural”, etc. Este es otro argumento basado en un “principio de autoridad”: ¡si lo dicen sus enemigos, ha de ser mentira!
Pero además, prolonga al presente el hecho de que pensar que San Martín pudiera ser mestizo es calumniante y difamante, y no se toma el tiempo de reflexionar (si quisiera) en que la falta estaría en el prejuicio de sus enemigos, ¡y no en la condición del hombre!
Esto acredita, como dice Anahí, el tilde de pensamiento fascista, única forma de pensamiento capaz de no tener dudas, y despreciar la condición ajena.

Entonces, los nombres indígenas... todos sabemos, o deberíamos saber, haber leído alguna vez, pensado alguna vez respecto del hecho que implica la sistemática desculturización que han sufrido nuestros pueblos indígenas como producto de la conquista, el etnocidio, la persecusión, la expoliación, la degradación, la humillación a la que “el blanquito” los sometió históricamente (y no se preocupen, no voy a hablar aquí de Roca su aniquilamiento, de cómo "vendió" indígenas como esclavos a pesar de que la esclavitud estaba abolida desde el ´13, de cómo se recompensaba monetariamente a los que "entregaban orejas de pehuenches", etc., ni voy a hablar de Mitre y su aniquilamiento al pueblo Paraguayo...). Reparar en el nombre de Rosa Guarú, a caballo del castellano y el guaraní es por lo menos irrespetuoso (por no decir perverso). Por dar un caso, la hija e Tupac Yupanqui "Curi Ocllo", luego de cristianizada se llamó "Juana Curi Ocllo". Por otra parte, y en lo personal, conozco indígenas con apellido extranjero. ¿Y?

(sigue)

juanca dijo...

Pero si la fé de bautismo del Libertador, como nos hace saber Esteban, se perdió en un incendio, ¿qué nos hace pensar que la de Rosa no? (por supuesto es "más importante" relevar la existencia de la del prócer que de la de su probalbe madre indígena) ¿Y acaso qué, no sabemos que incluso muchos indígenas llevaban nombres puestos por sus amos?

Pero además ese comentario es gratuitamente ofensivo: ni la historia oficial a la que Esteban hace culto niega la existencia de Rosa Guarú (también conocida por Rosa Cristaldo). Lo que convierte el comentario en perverso por inútil.

El desprecio por la tradición oral de parte de Esteban, en su caso, es una cuestión menor: está claro para mí que no tiene informacion de qué van las discusiones epistemologicas hoy día, como así tampoco tiene idea respecto de la etnohistoria, la etnología, la antropología, la heterología... etc., etc, etc, etc. Es probable que Esteban sea simplemente un aficionado. Es comprensible y perdonable el error, pero no la soberbia.

Una disgresión que viene al caso: me acordé de las estampitas del Jesús blanquito, rubio y de ojos azules muy difundida en un tiempo: un “Jesús blanqueado por la Gran Historia Oficial del Santo Oficio de la Memoria de Todos Nuestros Muertos Resucitados”. Perdón por la ironía, ¿pero qué persona con mediana comprensión puede pensar que siendo Jesús semita- judío- palestino- circuncidado en tiempos antiguos pudiera ser pintado como "indoeuropeo-ario-nórdico”?

La Historia es caprichosa como la propia vida. La historia oficial no. La historia oficial es sistemáticamente encubridora.

Pero si alguien tiene interés legítimo en la verdad, se sentirá defraudado por aquéllos que habiendo sido encomendados de “mantener vivo el legado y homenaje a San Martín”, sólo desean que al muerto lo dejen en paz.

Saludos.
Juanca.
PS- otra disgresión sólo para recordar que hay personas que se asustan con las pruebas de ADN en nuestros días. Y se asustan mucho, mucho.

Anónimo dijo...

Anahi, soy Guillermo, y he leido con mucho interes todos los comentarios, hasta el de Juanca que ya se va por otro camino que no tiene nada que ver con lo concreto de las dos posturas. Tengo que decirte que estoy a favor de la postura de Marcos y mas con la de Esteban con todos sus argumentos, salvo el término aborigen que él utiliza que entrariamos a discutir semanticamete el concepto que hablando con propiedad seria "Indigena"; pero vamos a lo que nos atañe, vos decis que hay una postura irreconciliable, irritante, y lo tratas de sobervio a Esteban. Yo opino y con el mayor de los respetos eso de vos, pues defiendes tus argumentos y te molestas como si fueras la dueña de la verdad. Soy abogado, y me encanta la historia, sobre todo la argentina, Lo conocí y respete Mucho al Dr. Garcia Hamilton, a parte de ser del norte como yo y lo lei a Chubita de origen riojano.No me convencen tus argumentos como para que dejes por sentado que estas en la postura
correcta. Por otro lado me encantaria que me sugieras otras bibliografias para seguir investigando. Muchas gracias.!

Anahí dijo...

Ok, Guillermo, pero es tu posición y no la mía, ¿entonces qué? ¿la verdadera es la tuya? ¿tengo que cambiar mi posición y mi post porque les molesta mi posición... ¿a quién? A mí lo que me molestó es la falta de respeto.

Lo cierto es que SÍ hay una manera de saber la verdad, y es a través del ADN. PERO "los guardianes" del legado sanmartiniano "no quieren molestar al muerto", y eso sí tiene que ver con el asunto. El comentario de Juanca es más que pertinente.

¿Otra bibliografía?

Slds.

oriana hillairet dijo...

hola anahí mi nombre es oriana, es la primera ves que leo tu bloc y me encanto, también tu forma de expresarte y defender lo que crees correcto. considerame una de tus mas grandes admiradoras besos y abrasos!

Anahí dijo...

Gracias oriana, un abrazo también para vos. ;)

Tu comentario es bienvenido

Más Contenido